15 de agosto de 2007

Personajes condenados al ostracismo: Bobby

Una vez más vuelvo a inaugurar una sección nueva, sumándose a la larga lista de apartados que tengo dejados un poco de lado, aunque no olvidados.

Esta vez vamos a repasar aquellos personajes que por extrañas circunstancias nunca recibieron el trato y protagonismo que se merecían, cayendo en el más profundo olvido de nuestras mentes, como la mortadela
Popeye.

El personaje que nos atañe aparecía en la serie de dibujos Chicho Terremoto, la cual todos recordamos por su menudo protagonista (no, no era Tom Cruise), los partidos de baloncesto, la ingente cantidad de bragas (siempre blancas) que aparecían por metro cuadrado, y por frases tan estúpidas aunque entrañables como "tres puntos colega". Pero todos os preguntaréis, ¿quién coño es Bobby?

Ahí es donde entro yo, y este maravilloso artículo para rendirle su merecido homenaje.
Bobby era el perro de Rosita, pero no era un can cualquiera, no señor, ya que estaba enamorado de su propia dueña. El problema es que no era el amor típico que puede profesar un perro a su ama, este iba más allá, ya que quería llevarla al altar (algo totalmente factible en el gobierno de Zapatero). Es más, era capaz de realizar todo tipo de artimañas para quitar de enmedio a los pretendientes de esta. El perro perfecto si tu hija es Elsa Pataky.



No sólo eso,
Bobby era capaz de hablar y caminar sobre dos patas, pero eso es lo de menos, puesto que había un detalle totalmente surrealista, y es que llevaba calzoncillos. Me puedo imaginar vuestra cara de asombro, pero es que era lo mínimo que podían hacer sus dueños, viendo lo salido que estaba el chucho. Podrían haberle puesto un cinturón de castidad o haberlo castrado si querían resultados más eficaces.

Además, contaba con una mente maquiavélica, pasándose todo el día maquinando y realizando putadas. Todo esto ha hecho de él un personaje completamente carismático, lamentablemente, el lugar que ocupaba en la mente de la gente ha sido desplazado al rincón más oscuro de su memoria, siendo sustituido por el tunning, el house,
A tu Lado o Fernando Alonso.



En este capítulo se le puede ver en acción (si no lo borran como de costumbre), además,
Bobby nos sorprende con un emotivo soliloquio en el que defiende el amor libre entre personas y animales, al igual que le sucede a la nueva novia de Paquirrín, sólo que ella no tiene tan buen don de palabra.

Desde aquí reivindicamos el verdadero protagonismo que se merece
Bobby, puesto que alguien como él, no se merece estar en el lugar que se encuentra.



1 comentario:

Noel dijo...

Pues yo si que me acuerdo de la mortadela Popeye...

El perro era la hostia en hijoputismo.... Aunque tan bien es cierto que el doblaje que le deron a la serie potenciaba a todos los personajes, qué buenos tiempos.

A ver si te conectas alguna vez al mess, jodío (es broma).