11 de julio de 2016

En el nombre del padre

-Sé que no he sido el mejor padre del mundo, que he estado muy ausente y no te he dedicado todo la atención que te merecías, pero quiero enmendar mis errores y que compruebes que eres lo más importante para mí. Para que veas lo mucho que te quiero, he conseguido que tu cantante favorito actúe hoy en tu cumpleaños.
-¡¿Está aquí Chris Martin de Coldplay?!
-No, mejor aún, ha venido RAÚL.
-Pero, ¿este señor quién es? Apesta a alcohol y Varón Dandy.
-Cosas de artistas. Va a cantar todas tus canciones favoritas como The Final Countdown o Marinero de Luces.
-No me gusta esa música. No sabes nada de mí y nunca te he importado lo más mínimo.
-Ni te imaginas lo que me ha costado traer a una estrella de talla internacional como él. He tenido que hacer un esfuerzo impresionante: este hombre cobra siete euros la hora, y además, también ha exigido un par de bocadillos de la merienda de tu cumpleaños como parte de su caché. Pero nada es demasiado si te puedo ver feliz. María, solo quería lo mejor para ti en tu 15 cumpleaños pero intuyo que me sigues odiando.
-Papá, me llamo Paco y hoy cumplo 36 años.
-¿Ves cómo soy un excelente padre en el fondo? En todo este tiempo no he olvidado la fecha de tu cumpleaños. Ven aquí que te dé un beso.
-Papá, ese no soy yo, estás besando a RAÚL.




28 de julio de 2015

Sinopsis de Chelfi to the Past

Sinopsis de mi próxima serie para televisión: Chelfi to the Past.

Meritxell Figueres es una veinteañera natural de Piccasent, aunque todos sus amigos la llaman Chelfi, básicamente, porque son idiotas. Ella disfruta de la vida, echando fotos a platos de macarrones, yendo a conciertos de grupos de los cuales solo conoce una canción y compartiendo publicaciones de Cabronazi. En una tarde de compras entra a un extraño bazar chino. Allí adquiere un palo de selfies imbuido con poderes mágicos (que cuesta dos euros más que los normales). Aunque desconoce en qué consiste esa extraña energía, decide hacerse con él porque su color hace juego con su bolso. Un día, Chelfi tiene un lunes horroroso: Paco, el buenorro de administración ni se percata de que ha ido a la peluquería y los zapatos que le habían gustado del Zara no están en su talla. Desconsolada, decide echarse una foto sonriendo para subir a las redes sociales y que los demás piensen que ha tenido un lunes envidiable. Al utilizar el palo mágico de selfies sucede algo sensual y misterioso: Chelfi viaja al pasado a la antigua Mesopotamia. Aquí darán lugar una serie de trepidantes aventuras, donde Meritxell conocerá el valor de la amistad, de las relaciones humanas y del código Hammurabi.

27 de julio de 2015

Segunda temporada de Chelfi to the Past

Debido a su éxito y buena crítica, la HBO ha decidido renovar por una temporada más mi serie Chelfi to the Past, que ahora recibirá el nombre de Chelfi to the FuTERU. Un pequeño adelanto:

Tras un tiempo en la antigua Mesopotamia, Meritxell se da cuenta de que no hay redes sociales en las que compartir ubicación y nadie va a saber que ha pasado un período allí, por lo tanto, es como si nunca hubiera estado. Además, tampoco hay ningún Bershka abierto y está repitiendo modelito demasiados días. Cansada de su situación, decide volver a usar el palo de selfie mágico para regresar a España, a su época, que tiene ganas de playa y está muy blanca. Debido a un fallo en el espacio-tiempo, ya que el palo era de los chinos, acaba por error en el año 2438. No tarda mucho en descubrir la situación actual: la mayoría de los humanos han emigrado a otros planetas y Teruel (ahora Neo-Teruel) es la nueva capital de la Tierra, dado que fue el primer sitio en el que no quedaba gente. Las tornas cambian cuando conoce a Robocock, una gallina fusionada con partes de dron, Nokia 3210 y el primer modelo de Game Boy, el tocho. Juntos forman un tándem irrepetible. Es aquí cuando se le ocurre una gran idea: gracias a lo que aprendió en varios cursillos del paro y a las habilidades de Robocock, deciden establecerse como DETECTIVES DEL ESPACIO y vivir vibrantes peripecias. ¿Conseguirán descubrir quién está tras la clonación ilegal en masa de Los Morancos?, ¿funcionará el plan de grabar un falso episodio final de Al Salir de Clase para que una raza alienígena no invada la Tierra?, ¿qué les deparará el planeta de Agostini? Todo esto y mucho más en la nueva temporada de Chelfi to the Past.

18 de diciembre de 2014

Soy millonario

Recuerdo que hace ocho años abrí este blog lleno de ilusión, con ganas de dar rienda suelta a mi imaginación y plasmarla en forma de letras y oraciones subordinadas infinitas, de sentirme un ser creativo, de compartir experiencias y suscitar emociones en lectores desconocidos, de engatusar a alguna lela haciéndole creer que soy un ser profundo y bohemio que escribe, y cómo no, deseoso de que llegase el día en que no tuviera que trabajar más. Sé que soy un lince a la hora de poner títulos que despisten y no adelanten información, pero hoy puedo confirmar que soy millonario.

El otro día recibí un correo en el que se me informaba de que un familiar lejano había muerto y yo era el único heredero de su fortuna. Por fin mi esfuerzo de todos estos años ha dado sus frutos. He peleado por mis sueños y estos se han cumplido. Me he convertido en la primera persona del mundo que comparte frases de Paulo Coelho y le va bien en la vida realmente. Para que comprobéis que no miento, aquí adjunto el e-mail con la buena nueva:  


Para aquellos que tenéis puesto nivel de inglés intermedio en el currículo, os haré un resumen de la historia: mi tío Stevenson Bateman murió en el 2008 mientras estaba de vacaciones con sus familias en Hawaii. Supongo que cuando tienes mucho dinero puedes tener varias, como Julio Iglesias. Este señor africano, Barrister Yayra Kekeli, es su abogado, y contacta conmigo para que podamos llevar a cabo la operación y pueda cobrar un fondo de unos cinco millones de dólares, dado que soy su familiar más directo al tener el mismo apellido. Me imagino que esos familiares que estaban con él no serían tan directos o murieron el mismo día.

Con razón el tío Bateman no actualizaba el Facebook, si llevaba muerto seis años. Qué menos que un selfie en el lecho de muerte avisando. Si es que esta familia a veces parece la de la Pantoja con este desapego. 

Muchos pensaréis: Maska, te están timando. Es normal, es fruto de la envidia, que nubla el raciocinio y la coherencia. Habéis visto la billetada que voy a cobrar y ya no carburáis bien. He estado comprobando ciertas cosas y África es una ciudad que existe, que no es fake. Con el banco tenía mis dudas, ya que por aquí no tenemos oficinas del BCEAO, pero será uno de la selva típico de aquella zona; igual que allí no tendrán Caja Murcia. Y que este señor sea familiar mío por mi apellido ficticio de Internet, lo veo completamente factible, que la red une mucho a la gente, más que Mayoral, ¿por qué no podemos ser tío y sobrino?

Por otro lado, y aquí está la clave del asunto, el correo está en un inglés bien escrito y con un lenguaje técnico y formal (esquire, next of kin). Si algo caracteriza a los timos, es que parecen estar escritos por algún político español.

Evidentemente, me he puesto en contacto con él de modo que podamos arreglar la transacción cuanto antes. Para demostrarle interés y respeto, he intentado incluir en el correo todo tipo de referencias a su cultura, que vea que me preocupo y que se sienta querido, metafóricamente hablando, que allí se comen a la gente. Aquí os pongo el texto en español, aunque el original irá en inglés:


Hola Barrister Coco Jamboo Bwana, gracias por ponerte en contacto conmigo. Eres todo un abogado fiel. Estoy muy dolido por la muerte del tito Stevenson. Parece que fue ayer cuando me sentaba en su regazo y me cantaba lo que le dijo a su novia para conquistarla cuando le daba largas: jo, Anna dame esperanzas. ¡Ay tío!, me va a costar mucho separarme de ti. No hay nada que cien hombres o más puedan hacer. Bendigo las lluvias en África. Nos va a tomar un tiempo llevar a cabo las cosas que nunca hemos hecho, como cobrar este fondo.

¿Sigue Robert Redford por allí? Háblame de ti para conocernos mejor, ¿te gustan las películas de gladiadores?, ¿has estado alguna vez en una prisión turca? No entiendo muy bien cómo funciona el proceso. ¿El dinero me lo entregan en efectivo? Si es así, me tendré que llevar unas cuantas bolsas, que todo eso no me cabe en los bolsillos. Me imagino que la divisa será euros y no cabras y balones Nike.

Más o menos me conozco tu zona, que he jugado mucho al Livingstone Supongo, y recuerdo que pasada la cascada está el poblado y luego la mina. Yo ya me oriento. También quería que me confirmaras si hay Ébola allí, que yo quiero mucho a mi perro. Además, si luego vuelvo malo me regañan en mi casa y me dicen que para qué salgo. Sé que en África vais muy frescos, ya que aquello está hecho un secarral, pero no sé si llevarme una rebequica que quizá refresque por las noches.


Una de mis costumbres preferidas que tenéis por allí es la del casamiento por el rito zulú; ya me entiendes, con las mamellas al aire. Así hasta uno se piensa mejor lo de dejarse enganchar, jaja. La conocí gracias a Lauren Postigo, que en paz descanse, igual que su primo Mario Postigo. Al parecer, dos drogadictos en plena ansiedad le robaron y mataron mientras su esposa era testigo desde el portal. Los dioses deben de estar locos, cuánta desgracia en una sola familia. 

Espero que podamos llegar a ser amigos, puesto que no quiero que me veas solo como un cliente más. Ya se sabe, el pecado de ser abogado, sangre y marfil, pero si miras bajo tu piel, hay un mismo corazón. Te adjunto una foto para que sepas cómo soy. Me la he echado justamente mientras te escribía este correo.

A la espera de más instrucciones para que podamos solucionar esto cuanto antes.

Hakuna matata, Afrika Bambaataa.




Ahora solamente queda esperar a que me responda. Posiblemente el próximo artículo lo escriba desde mi jet privado, aparcado dentro de mi casino privado, situado dentro de mi transatlántico privado. Por cierto, esta es la foto que le he adjuntado. Hasta siempre, tío Stevenson.


28 de noviembre de 2014

Sinopsis de Interstellar

El otro día vi Interstellar, así que os voy a hacer una sinopsis como las del tipo este que se ha vuelto famoso y que tanto hace "de reír".

El protagonista es Koopa, un ex-concursante de Granjero Busca Esposa que antes era ingeniero, pero por culpa de la crisis y saturación de licenciados, ahora se dedica a cultivar remolachas y a marcar mofletes continuamente. Tiene dos zagalones faltos de figura materna y de dos guantás a manopla abierta, porque no paran de contestar al padre y ponerse farrucos con los maestros. En una reunión del instituto le dicen que al crío no le llega, y que por eso puede optar como mucho a ranchear o a magisterio, y él se enfada porque quería que el vástago fuera arquitecto o CEO, que son cosas de listos.

A la Tierra le pasa algo chungo porque tiene todo más polvo que el poncho de Clint Eastwood, que ahí parece que no limpia nadie. La zagalona es un culo de mal asiento que dice que en su habitación está el fantasma de las bragas rotas tirando los libros y revolicándolo todo, que ni los Ghostbusters echan a ese porculero de ahí. En una de sus barrabasadas, les deja apuntada la dirección de la NASA, que en teoría está oculta, pero observamos que las instalaciones están al salir de su casa a mano derecha, que hubieran terminado antes buscando en Google Maps. Allí no hay polsagueras que valgan porque pasa el plumero el mayordomo de Batman, y además es el que parte el bacalao por aquellos lares. Este le comenta a Koopa que si quiere pilotar una nave espacial para salvar la raza humana, rumanos incluidos, ya que no se le ha visto trabajar en todo lo que llevamos de película y tiene pinta de estar desocupado. Él acepta porque se acuerda del percal que tiene en su casa, entre el fantasma, los dos zagalones y el suegro haciendo cuerpo con la polvareda. Koopa le dice a la nenica que se va al espacio, que es como irse a por tabaco pero más despacio, y a ella le da un berrinche que no se le pasa hasta que se ha acabado la película y ya estás en tu casa.

En la nave le endosan varios mochuelos, entre ellos una nena que va de guapa con corte de pelo de lesbiana ochentera, un barbitas genérico que lleva la raya del pelo hecha con escuadra y cartabón, y un negro avinagrado que no rapea; es decir, un cuadro de tripulación, que solo faltan ahí Zapp Branigan y el capitán del Costa Concordia. También hay dos robots más anchos de hombros que RoboCop, con el diseño de un adoquín mal puesto, con la pantalla de inicio del Spectrum por cara, y de humor y sinceridad variables, como las mujeres.

Después de una siesta que se les va un poco de las manos, se meten en un agujero de gusano para acelerar las cosas, que es como cuando no vas a salir y te acabas liando, que no sabes dónde puedes acabar, y en un momento aparecen a tomar viento, pasada Torrevieja. Llegan a un planeta nuevo que debe estar hermanado con Teruel, ya que no hay nadie asomado al balcón, ni se oye jaleo ni ná. Allí se encuentran una playa sin madrileños y una ola gigante los pilla de susto porque no habían visto la bandera roja. Ahí es cuando descubrimos que los robots son en realidad Kit-Kats. El barbitas no lo cuenta porque justo antes se había tomado el piscolabis y le da un corte de digestión. Como no se habían echado el bañador deciden irse con las mismas, sin comprar souvenirs ni miguelitos para la familia tan siquiera.

De vuelta en la nave, da la impresión de que al negro le han dado un disgusto muy gordo porque está hecho un Cristo, casi que tienen que jubilarlo. Eso se debe a que en el planeta sosainas el tiempo pasa más rápido, como cuando te metes a Internet, que te enfrascas y cuando vas a darte cuenta se te han ido los mejores años de tu vida y te has perdido la comunión de tu hijo. Viendo que ahí no había ninguna comitiva que los recibiera con vítores y canapés, deciden marcharse a otro planeta a ver si consiguen rascar algo, que de momento solo se han llevado pesambres, aunque la mariliendre quiere irse al que está su amigovio, que con tanto viaje se ha puesto on fire y quiere picoteo. 

En el nuevo destino, donde hace más rasca que en el bautizo del yeti, se encuentran a Matt Damon, que ha confundido invernar con hibernar, porque se ha puesto hecho un oso. Es que ni cabe por el agujero negro de todos los Phoskitos que se ha comido mientras esperaba a que lo rescataran. El tío parece un comercial de Orange, ya que no para de soltar la chapa y casi les coloca el ADSL más el fijo a sus compañeros. Al ver que Koopa tiene mejor tipín que él y que va a ser quien fecunde a todas las hembras del nuevo mundo, se pone celosón y empieza a chincharlo. Se echan una carrera hacia la estación a lo muerde-almohadas el último, pero Matt Damon abre la ventanilla para que le dé el aire porque le ha entrado flato y la lía parda.

Al final Koopa, comprobando que están sin combustible y sin afroamericano, y que no hay ninguna gasolinera cerca, decide meterse en el agujero negro a ver si hay alguna estación de Repsol y aprovecha para pasar por el trono de hierro, que ya asoma la rata. Se mete en un mal desvío y acaba detrás de la estantería de la habitación de su hija. Como está aburrido, se dedica a mandarle mensajes cifrados con los libros, como "no fumes", "a las diez te quiero en la casa, mindanga", y así cumple su labor de padre ausente y dejado.

La cuestión es que nadie sabe cómo, en uno de esos jeroglíficos de amor paternal, la moza salva a la Tierra porque es muy listica. Koopa se despierta en el Gregorio Marañón, que en ese momento te esperas la resinada de turno, y le dicen que tiene más años que el todo a 100 que había antes de que pusieran la Giralda aunque se le vea lozano y juvenil; que es como en los foros de videojuegos, que la gente tiene realmente 40 años, pero aparenta 5 por su mentalidad.

La hija, que ahora está hecha una pasa por culpa de la obsolescencia programada, se reencuentra con él y lo despide fríamente con un "pos ná, ya nos vemos, desfilando", y este se va en busca de la nena mona a ver si consigue repelar a última hora y arrimar el badajo, que en toda la película no ha dado ni tan siquiera un piquico.

La película tiene muy buenos detalles, como cuando están en el espacio, que no se oye nada, porque es como una biblioteca y ahí la gente está calladica. Lo mejor de la película son los dos robots, que parecen el dúo Sacapuntas, a ver cual de los dos la suelta más gorda.

La recomiendo porque está media Internet diciendo que es muy buena y yo también quiero ser popular.